fbpx
Más Noticias

Insisten en trasladar al cordobés condenado a muerte en EE.UU.

Victor Saldaño lleva 21 años en prisión y su madre en conjunto con su abogado siguen gestionando la transferencia a un neuropsiquiátrico estatal.

La madre del condenado, Lidia Guerrero, y su abogado, Juan Carlos Vega, solicitan al ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Faurie, a que intervenga en el caso. La petición al Gobireno norteamericano consiste en el traslado de Víctor Saldaño, que lleva 21 años en el “corredor de la muerte” en Texas, a un neuropsiquiátrico de nuestro país.

Con respecto al traslado al hospital de salud mental, Vega dijo a La Nación que “Es la manera en que Saldaño puede cumplir con la decisión de fondo de la Comisión hasta tanto Estados Unidos decida ponerlo en libertad y reparar los daños causados, cumpliendo lo ordenado por ese organismo”.

Saldaño se encuentra en “el corredor de la muerte”(la Unidad Allan Polunsky), en Texas. El lugar fue declarado como un “sitio de tortura” por parte de la CIDH. El organismo ordenó sacar de allí al cordobés de inmediato.

En varias ocasiones, el cordobés dijo en que si no puede salir, prefiere que lo maten.

Para varios, una cuestión de racismo

El abogado defensor declaró también que el caso “pone en juego la discriminación por raza, nacionalidad y religión que impregna su sistema judicial, que es el más garantista del mundo, pero que no es igual para todos”.

Vega insiste en que de los 2500 condenados a muerte que hay en Estados Unidos, Saldaño es el único que tiene una “sentencia de jurisdicción supranacional americana, la CIDH”, que condena al país. La misma establece que los juicios y las sentencias son nulos por discriminación de raza y nacionalidad.

Lidia denunció a Estados Unidos en agosto de 1998 por “violación” de los Derechos Humanos por cuestiones racistas.

El delito

Saldaó y el mexicano Jorge Chávez entraron en un local cerca de Dallas y mataron a Paul King, el vendedor del negocio que fue encontrado en un bósque. El hecho fue 25 de noviembre de 1995.

La condena a pena de muerte llegó en 1996 para el cordobés; la sentencia fue revocada por la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos en 2000 por “vicios racistas”.

Luego, Texas sancionó la llamada “ley Saldaño”, que prohíbe invocar cuestiones de raza en los procesos penales. Pero en 2005 otro tribunal lo sentenció por segunda vez a la misma pena inicial.

 

Fuente: La Nación (Gabriela Origlia).
Ver más

Artículos Relacionados

Close
Close